SÉNECA, “LA MANADA” Y BILBOBUS

Autor: Iñaki Iraola

Licenciado en Filosofía y Letras.

Ha conjugada la tarea docente en ESO y Bachiller, con tarea directivas y de innovación educativa.

Fue impulsor del Instituto de Técnicas Educativas C.E.C.E.-Navarra y pionero en la implantación de modelos de calidad en la enseñanza.

Durante 8 años ha sido director del programa “Escuela de Padres” en Radio Navarra y Cadena COPE-Navarra.

Fuente:

elcorreo

La educación es una solución global; lo demás son "parches".

 

Si es verdad que “el hombre más poderoso es el que es dueño de sí mismo”, como decía Séneca a comienzos de nuestra era, los componentes de “la manada sanferminera ” –sean quienes sean sus componentes-  son unos auténticos esclavos de sus pasiones, incapaces de controlarlas y, por tanto, la cárcel no es un mal sitio para ellos.

Seguro que es buena idea que nuestro Bilbobus haga paradas intermedias para minimizar los ataques de manadas humanas hambrientas de sexo. Pero quizás este tipo de medidas no sean capaces de evitar que el número de delitos contra la libertad sexual siga creciendo.

Quizás puede ser un buen momento para pararnos a pensar: ¿estamos educando a nuestros jóvenes en el control de las pasiones o más bien les enseñamos a que  “se protejan” o “preserven” de consecuencias no queridas?

Si nos les enseñamos a controlarlas, a dirigirlas desde la inteligencia, las pasiones fácilmente convierten a los hombres en “manada” y no en “grupo”.

La pasión cuando  está controlada por la razón produce grandes bienes. Cuando no, nos lleva a comportas como animales y, juntos, como manadas de animales. 

Twitter